Nuevas recetas

Los mejores libros de cocina italianos

Los mejores libros de cocina italianos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Encuentre nuestras 9 mejores selecciones para los mejores libros de cocina italianos de los últimos 25 años.

Los 9 mejores libros de cocina italianos

La comida italiana es tan querida por los estadounidenses que uno pensaría que todos teníamos abuelas en el viejo país, haciendo pasta fresca y haciendo gárgaras. vino di tavola mientras espantaba al gato perezoso del cuenco de ricotta casera. Es una cocina cuya interpretación americana se acerca a sus raíces a medida que el paladar americano se vuelve más sofisticado, y ahora tenemos hambre de las especialidades particulares que definen cada región: habas frescas, farro de nuez, suculento cerdo asado, fideos artesanales sedosos con escasos pero sabrosos. salsas Los cocineros que busquen recetas italianas auténticas y deliciosas encontrarán un gran placer en las páginas de estos galardonados.

  • Vea más de los mejores libros de cocina de los últimos 25 años

Esenciales de la cocina italiana clásica

Esenciales de la cocina italiana clásica Por Marcella Hazan, Alfred A. Knopf, 1992. Tapa dura. $ 35; 688 páginas

Este tomo de la amada autoridad culinaria Marcella Hazan es nominalmente una compilación de dos de sus libros anteriores, pero en realidad es mucho más que eso. Hazan volvió a probar, actualizó y, en la mayoría de los casos, reescribió por completo las recetas para que cada una sea más concentrada y deliciosa. Se eliminaron algunas recetas y se cambiaron otras nuevas. El resultado, 20 años después, es una especie de dominio del arte de la cocina italiana. Si tuviera que elegir solo un libro de cocina italiano para su colección, este es el catálogo de 500 recetas de todos los alimentos italianos.

DAR ESTO A: La cocinera que llena sus estantes con biblias culinarias. -Adam Hickman

Italia de Biba

La Italia de Biba: recetas favoritas de las espléndidas ciudades Por Biba Caggiano, Artisan, 2006. $ 30; 320 páginas

Este libro sobrio, una serie de cartas de amor a ciudades italianas en forma de receta, es compacto (poco más de 100 recetas), claro (las recetas simplemente han traducido nombres como Toscano Farro Soup) y elegante (tipografía retro, fotos de duotono).

Las recetas van desde simples comidas campesinas hasta preparaciones más elaboradas, y todas se sienten auténticamente del lugar. En general, este libro se siente agradablemente contemplativo: un volumen que le gustaría leer detenidamente mientras bebe vino bajo un olivo en las colinas toscanas, tal vez, o al menos mientras sueña con eso en su sofá.

DAR ESTO A: Italófilos y bibliófilos. -Tiffany Vickers Davis

Mirto dulce y miel amarga

Mirto dulce y miel amarga: los sabores mediterráneos de Cerdeña Por Efisio Farris, Rizzoli, 2007. $ 40; 272 páginas

Cerdeña es una de las últimas fronteras de la cocina italiana en América. Bottarga, las huevas de salmonete secas y saladas de la isla, ha aparecido en las pastas cheffy de alta gama en los últimos años, pero la larga y rica historia de la cocina sarda sigue siendo ajena a los paladares estadounidenses. Deje que este libro sea su deliciosa introducción.

Asegúrese de revisar las traducciones al sardo de los títulos de las recetas, un buen toque.

DÉ ESTO A: Cocineros que quieren traspasar los límites de los sabores italianos. -Tim Cebula

Verdura

Verdura: Verduras a la italiana Por Viana La Place, Grub Street, 1991. Tapa blanda. $ 25; 320 páginas

Un libro mucho antes de tiempo, Verdura propuso hace 21 años la asombrosa idea de que las verduras deberían convertirse en el centro de la comida. Todavía ofrece versiones inspiradoras de todo lo nuevo. A las verduras se les da el tratamiento de antipasti, así como también se les da vuelta en ensaladas, sopas, pastas, pizzas, frittatas y más (incluyendo postres a base de frutas).

DAR ESTO A: Amantes de los productos agrícolas, amantes del mercado. -Tiffany Vickers Davis

La Italia de Jamie

La Italia de Jamie Por Jamie Oliver, Hyperion, 2006. $ 35; 319 páginas

El amable chef británico Jamie Oliver se asoma a los hogares italianos cotidianos donde la comida sigue siendo tan importante para la familia. Recorre el país, presentándonos a cocineros caseros, agricultores y productores cuyas historias lo cautivaron e inspiraron a crear este libro. Su escritura conversacional te hace sentir como si estuvieras acompañado durante el viaje, y qué viaje es. “Quiero que experimente [el espíritu de Italia]”, escribe Oliver. “Quiero que pases por delante del muro de carteles de fútbol en Palermo y te rías porque lo has visto aquí. Quiero que vayas y encuentres a la anciana que hace polenta en la ciudad de Bari en Puglia ... Quiero que vayas a ver a Dario, el carnicero en Panzano in Chianti, y le estreches la mano ".

DAR ESTO A: Fans de Jamie que quieren probar el italiano. -Deb Wise

Comida italiana rústica

Comida italiana rústica Por Marc Vetri con David Joachim, Ten Speed ​​Press, 2011. $ 35; 291 páginas

Dos cosas se manifiestan con gran fuerza en este libro: la voz exuberante y obstinada del chef Marc Vetri, radicado en Filadelfia ("Si estás pensando en usar mozzarella semidescremada, deja de pensar") y su amor por la cocina. ("La gente me dice que es un dolor de cabeza hacer pasta. Para mí, no hay nada más relajante"). Aquí lo importante es cocinar de forma sencilla, práctica y desde cero. La mayoría de las recetas se basan en la noción de "menos ingredientes, mejor calidad", aunque algunas requieren una gran inversión de tiempo.

DAR ESTO A: Cocineros ambiciosos a los que les encanta sumergirse en proyectos. -Sidney Fry, MS, RD

Doce

Doce: un libro de cocina toscano Por Tessa Kiros, Whitecap Books, 2005. $ 30; 415 páginas

Los 12 capítulos principales de este libro relatan lo mejor y más fresco de la Toscana cada mes del año. Abril trae fresas, que Kiros pone, curiosamente, en un sabroso risotto cubierto con parmesano, mientras que noviembre significa innumerables carnes. En el marco mensual, las cerca de 250 recetas logran cubrir entremeses, platos principales, guarniciones de verduras y postres. Casi todas las recetas son simples y directas, con listas breves de ingredientes. Orecchiette ai Broccoli, que se encuentra en el capítulo de febrero, usa solo siete ingredientes pero logra una profundidad notable a partir del ajo, el chile rojo y las anchoas.

DAR ESTO A: Cocineros que buscan inspiración estacional. -Adam Hickman

Cocinar con abuelas italianas

Cocinando con abuelas italianas: recetas e historias de la Toscana a Sicilia Por Jessica Theroux, Welcome Books, 2010. $ 40; 295 páginas

Durante un año, Jessica Theroux viajó por Italia, aterrizó en ocho regiones diferentes y se refugió en las casas de 12 cocineras caseras notables. Cada abuela tiene fama de ser la mejor cocinera de su zona, y Theroux dedica un capítulo a lo que aprende: las formas tradicionales de pan de Rafaella en Calabria; expertos en carnicería y cocina de conejos de Bruna en Toscana; y tortelloni hechos a mano rellenos de calabaza y amaretti triturado de Giovanna en Lombardia. Cada mujer “enseñó algo sobre el poder de la comida para conectarnos; a nosotros mismos, a nuestra historia, a nuestra tierra, a nuestra cultura, a nuestro pasado y al momento presente ”.

DAR ESTO A: Viajeros de sillón en busca de mentores de cocina. -Vanessa Pruett

Mesa de la familia de Lidia

Mesa de la familia de LidiaPor Lidia Bastianich, Knopf, 2004. $ 35; 419 páginas

Encantador y práctico, este libro lo lleva a la casa de uno de los mejores cocineros italianos del país. Las fotos nos muestran la cocina de Bastianich, donde niños y nietos cocinan y comen felices.

Este es un libro tanto sobre instrucción como sobre posibilidades. Casi la mitad del contenido está dedicado a pasta, polenta y risotto; el resto se completa con ensaladas, sopas, verduras y carnes. Las recetas son simples y deliciosas y, lo que es más importante, funcionan.

DAR ESTO A: Cocineros que aprecian el aprendizaje práctico. -Julianna Grimes


¿Es Lidia el dominio del arte de la cocina italiana el único libro de cocina italiano que necesita?

Empecé a revisar libros de cocina en 2008. Desde entonces, me he encontrado con libros de cocina italianos aparentemente infinitos: suficientes libros de cocina italianos que, si se pusieran todos juntos en una habitación, se consideraría un peligro para la salud. Suficientes libros de cocina italianos que casi podría recitar un libro de cocina ur-italiano de memoria si tuviera que hacerlo. Bastantes libros de cocina italianos apilados de un extremo a otro, podrían llegar a mi oficina en el piso 33.

Los diez libros de cocina que todo cocinero debe tener

Pero aquí viene Lidia Bastianich con Lidia & # x27s Dominando el arte de la cocina italiana. El hecho de que el título suene terriblemente similar a otro gigante de los libros de cocina: Julia Child & # x27s Dominando el arte de la cocina francesa—No es un error. Bastianich habla en serio: el subtítulo del libro es Todo lo que necesita saber para ser un gran cocinero italiano. Quiere que este sea el único libro de cocina italiano que tengas. (O al menos definitivamente uno de los tres libros de cocina italianos que tienes).

Así que fue a la vieja escuela. Sin fotos. Ilustraciones mínimas. Muchas, muchas, muchas recetas: más de 400, según el editor. & quot100-125 & quot han aparecido en otros lugares. Puedo perdonar eso. ¿Cuántas veces puedes escribir una nueva receta de boloñesa? (No responda eso).

Sin embargo, más importante que las recetas es la guía de 88 páginas sobre ingredientes italianos que se encuentra al principio del libro. Ahora, voy a decir algo que crees que ya entiendes. Pensé que también lo entendía. Pero no lo hice hasta que leí este libro.

Platos italianos? Se trata de ingredientes de temporada. Los ingredientes de temporada. de Italia.

Qué significa esto: la comida italiana, como la que realmente hacen en Italia, no es algo que puedas recrear con precisión en ningún otro lugar. Los cardos frescos, una planta que se parece al apio pero sabe a alcachofas, son difíciles de encontrar en los EE. UU. Fuera de California, pero están en toda la cocina italiana. Los tomates San Marzano son solo verdaderamente considera San Marzanos si se cultivan en el Valle del Sarno en las afueras de Nápoles (gracias a Dios que los pueden y los envían a todas partes). Los quesos frescos como el ricotta y el mascarpone no se envían bien. Si puede conseguir ingredientes italianos especiales aquí en los Estados Unidos, especialmente los frescos, es probable que sean ligeramente diferentes a los que obtiene en Italia.

Pero eso está bien. Puede & # x27t recrear exactamente las pastas que comió en su tercer año en el extranjero en Roma. ¿Y qué? El espíritu general de la cocina se puede lograr prácticamente en cualquier lugar. La comida italiana siempre debe incorporar los productos más frescos, que varían desde Roma hasta California, Texas, Nueva York, Melbourne, Mumbai y donde sea. Lo que significa que los platos italianos individuales se ven diferentes en diferentes áreas del mundo, a pesar de que todos ellos nacieron de la cocina italiana.

Y lo que hace que la guía de ingredientes de 88 páginas sea quizás la parte más valiosa de este libro. Tienes que aprender las tradiciones antes de poder empezar a improvisar.

Con un conocimiento italiano adecuado de los ingredientes y el papel que desempeñan en los platos, las recetas en Masterización convertirse en técnicas. Un linguini con acelgas, ricotta y nueces que hice podría haber funcionado igual de bien con col rizada en otoño y espárragos en primavera. La ensalada de hinojo rallado con mozzarella ahumada y salami sería fantástica con otros antipasti básicos, como aceitunas o jamón serrano. La fantástica berenjena rellena de carne funcionaría igual de bien con pimientos. La lista continua.

Sin embargo, si está buscando una enciclopedia completa de platos italianos clásicos, este no es su libro. Se llama & # x27s Lidia & # x27s Dominando el arte de la cocina italiana por una razón. Muchas de las recetas son de su propia creación, que incluyen (según el editor) un pan y ñoquis de ciruelas pasas y un ravioli de remolacha con salsa de semillas de amapola.


11 libros de cocina italianos para amantes de la comida

Todos los productos han sido seleccionados y revisados ​​de forma independiente por nuestro equipo editorial. Esta página contiene enlaces de afiliados y es posible que recibamos una pequeña comisión por las compras realizadas, pero esto no tiene costo adicional para usted y nos ayuda a continuar brindando contenido de alta calidad para nuestros lectores leales.

El libro de cocina italiana clásica de River Café, Rose Grey y amp Ruth Rogers, £ 17.99

¿Para qué es mejor? Clásicos italianos a prueba de fallos

Este es el libro que resume las épicas aventuras italianas en las que se embarcaron Rose Gray y Ruth Rogers, el dúo que abrió el River Café de Londres en 1987. Fotos de las casas y ciudades italianas en las que han cocinado, además de sus viñedos, mercados e incluso playas favoritos están salpicados por todas partes. Los recuerdos también se comparten en las presentaciones de las recetas: la inspiración para los pañuelos de seda de pasta con pesto, por ejemplo, provino de láminas transparentes de pasta que se les sirvieron en Da Laura, un pequeño restaurante cerca de Portofino al que solo se puede acceder en barco.

Hay una gran variedad de platos para probar (sopas, pastas, ñoquis, risotto, polenta, pan, pescado, carnes… continúa), y una sección dedicada íntegramente a las salsas y caldos. Nuestros favoritos incluyen sardinas marinadas en vinagre de vino tinto (un excelente complemento para tostadas) fusilli con calabacín y mantequilla (tan dulce y mantecosa) alcachofas al estilo romano, hechas con menta y perejil y torta della nonna, un pastel dulce toscano que a menudo se hace para Gray y Rogers. por abuelas de esa región.

Receta destacada: El crostini. Está tan cargado de tomates rellenos marinados con ajo y aceite de oliva, que los jugos corren por tu brazo mientras lo comes.

Cuando fue publicado: Septiembre de 2009

Anna Del Conte en Pasta, Anna Del Conte, £ 15.99

¿Para qué es mejor? Obsesivos de la pasta

Comienza con una historia completa de "el alimento más versátil", incluidos los supuestos intentos de Mussolini de prohibirlo en la década de 1920 (¡imagínese!). Leerá sobre los mitos y leyendas de la pasta, aprenderá qué forma de pasta es mejor para qué salsa y descubrirá las reglas de oro para cocinar pasta seca, y eso es todo antes de llegar a una receta.

Las recetas son detalladas, auténticas y precisas, pero como ocurre con la mayoría de la comida italiana, son fáciles de lograr si inviertes tiempo e ingredientes decentes. Las salsas básicas son lo primero, como el tomate napolitano y la boloñesa, luego las sopas, la carne, el pescado, los lácteos, las verduras, la pasta al horno, la pasta rellena e incluso los platos de pasta dulce. Nuestros alimentos básicos a mitad de semana incluyen espaguetis alla pugliese (las sardinas agregan tanta profundidad de sabor a una salsa de tomate, aceitunas y perejil) y pasta risottata en salsa, una receta inspirada en Nigella Lawson, quien defiende cocinar pequeñas formas de pasta al estilo risotto. Para un desafío, haga sus propios tallarines y conviértalos en fideos dulces con pasas y almendras (cataif).

También es ideal para recetas rápidas, que requieren muy pocos ingredientes (y generalmente baratos). Del Conte dice que sus espaguetis con aceite, ajo y guindilla son “la salsa rápida más sabrosa que conozco”. Sin embargo, no hay una sección específica rápida y fácil, por lo que tendrá que hojearla. Y no espere fotografías de recetas, solo bocetos de ingredientes monocromáticos con clase.

Receta destacada: No hay nada más auténtico que bucatini alla carbonara. Lo único que hace Anna es panceta en lugar de papada de cerdo, pero aparte de eso, su salsa carbonara es estrictamente yemas de huevo, pecorino, mantequilla derretida, aceite de oliva y condimentos.

Cuando fue publicado: Septiembre de 2015

El cocinero italiano moderno, Joe Trivelli, £ 25

¿Para qué es mejor? Conocimiento de la pasta

El chef Joe Trivelli lo lleva a un viaje italiano, comenzando con su relación de infancia con el país y terminando con su versión moderna de su cocina. Las recetas se dividen en pasta, verduras, pescado / carne / huevos, productos horneados y dulces, pero la práctica guía de pasta (completa con dibujos) la convierte en una compra obligada. Explica la diferencia entre las formas de la pasta y cómo se elabora cada una, desde quadratini hasta cavatelli.

Receta destacada: Spaghettoni con almendras y pimientos verdes. La idea de esto surgió de una comida que comió un amigo de Joe en Amalfi, donde tienen pimientos dulces llamados friggitelli. Más cerca de casa, Joe usa pimientos de padrón o pimientos turcos de color verde pálido más largos. Cualquiera de los dos está bien (los padrones tienen un buen calor), solo evita las grandes monstruosidades de color verde oscuro que solían ser una característica de las ensaladas de pub.

Cuando fue publicado: Marzo de 2019

V enice: Four Seasons of Home Cooking, Russell Norman, £ 26

¿Para qué es mejor? Aspirantes venecianos

Fue Venecia la que inspiró la cadena de restaurantes Polpo de Norman, y su entusiasmo por el lugar es obvio. Esencialmente, este libro es el resultado de su deseo de vivir y cocinar como un local: la cocina rústica de Norman en el barrio residencial de Venecia (donde pasó un año investigando la ciudad) es el telón de fondo, y hay mucha información sobre la historia veneciana. arquitectura y cultura en todas partes.

Dividido en temporadas, para mantener su cocina lo más auténtica posible, hay 130 recetas que van desde pizza de verduras primaverales a la parrilla hasta puttanesca de pez espada y espinilla de ternera asada a fuego lento. Los cócteles tienen su propia sección (pruebe el sorbete de bellini), y las notas incluyen los mercados, proveedores y lugares favoritos de Norman para visitar cuando no está en la cocina. La fotografía es hermosa, tanto de las recetas como de la propia Venecia.

Receta destacada: Las hojas de salvia fritas son una de las favoritas (a veces las servimos con aceitunas y gorgonzola, para un refrigerio elegante), pero a continuación nos fijamos en los espaguetis con almejas, bottarga y guisantes batidos.

Cuando fue publicado: Marzo de 2018

Trullo, Tim Siadatan, £ 25

¿Para qué es mejor? Banquete italiano

Tim Siadatan es el chef detrás de los restaurantes londinenses Trullo y Padella, y este es su primer libro de cocina. Las recetas dan un toque británico a los clásicos italianos, a menudo utilizando productos de los primeros (la mayoría de las recetas requieren una gran cantidad de ingredientes interesantes) y técnicas de cocina de los segundos.

Excepcionalmente, hay un enfoque en los antipasti. Alrededor de 30 ideas ingeniosas y lujosas incluyen queso fontina, cebolla dulce, masa madre, ajo dorado y sopa marsala, carpaccio de lubina con naranja sanguina e hinojo y coles de Bruselas asadas con panceta crujiente, castaña y fonduta de gorgonzola.

También encontrará mucha inspiración para la pasta (incluida una función sobre cómo combinar correctamente la salsa con la pasta) y secciones para barbacoa, sartén y horno, guarniciones y banquetes. Allí encontrará la receta de Siadatan de lomo de cerdo enrollado relleno de 'nduja y ciruelas pasas, con garbanzos, pimiento rojo, espinacas y romero. También hay una gran cantidad de recetas de helados y granizados para probar, incluido el sabor de cola de cereza.

Receta destacada: Prácticamente todo, desde la sección de antipasti, especialmente el conejo con romero y sal de naranja.

Cuando fue publicado: Julio de 2017

Tortellini a medianoche, Emiko Davies, £ 26

¿Para qué es mejor? Recetas italianas familiares

Viaje de Taranto a Turín con el elegante libro de la escritora gastronómica Emiko Davies, que está repleto de recetas familiares. Dividido en tres regiones, explora la historia, la cultura y la comida, con las recetas de acompañamiento recopiladas de diferentes generaciones. Espere una mezcla de carne, verduras y dulces, incluidas las albóndigas de Nonna Anna, el requesón fresco y los duraznos rellenos. Cada plato viene con una introducción útil (incluidos los cambios que Emiko pudo haber hecho en una receta original), y las fotos de la familia repartidas por todos lados agregan una sensación de reliquia al libro.

Receta destacada: El homónimo del libro, tortellini al sugo, es un plato que los no políticos de Emiko solían cocinar para ver el año nuevo.

Cuando fue publicado: Marzo de 2019

Simplemente italiano: cocinando en casa con las hermanas Chiappa, Michela, Emanuela y Romina Chiappa, £ 15.99

¿Para qué es mejor? Dominar lo básico

Herencia italiana (la familia es de un pequeño pueblo en el norte de Italia), educación galesa. Este trío de hermanas Chiappa creció cerca de Merthyr Tydfil, en una parte de Gales conocida por su comunidad italiana. Como tal, Michela, Emanuela y Romina pasaron su infancia buscando hongos porcini, haciendo pasta en casa y compartiendo platos en un picnic anual de verano galés / italiano.

El libro es una colección de recetas aprendidas durante toda la vida, desde masas de pasta multicolores hasta pollo rápido con jamón de Parma y salvia, torta de moka en capas, ensaladas de frijoles y nidos de pasta. No siempre es el artículo genuino; a veces le dan un giro inteligente, con la intención de hacer que la comida italiana sea lo más simple y rápida posible (su risotto porcini, por ejemplo, está hecho con arroz cocido).

Receta destacada: El tiramisú. Está hecho con mucho menos azúcar que la mayoría de las recetas, pero no sufre en absoluto por ello.

Cuando fue publicado: Abril de 2014

Comida callejera italiana, Paola Bacchia, £ 25

¿Para qué es mejor? Comida callejera italiana

Explore la escena de la comida callejera italiana con este elegante libro de tapa dura. Una breve introducción cubre la diferencia entre la comida rápida y la comida callejera, y también incluye notas de ingredientes: por qué usar ricotta sobre mozzarella, por ejemplo, y en qué se diferencian los quesos frescos y curados. El índice es extenso, pero todas las recetas son alcanzables. Tanto los dulces como los salados están cubiertos, desde crostini hasta calzone, por lo que es imprescindible para los amantes de los bocadillos italianos.

Receta destacada: El helado italiano, con sabores que incluyen limón y albahaca, affogato y aperol, y naranja.

Cuando fue publicado: Octubre de 2016

Una mesa en Venecia: Recetas de mi hogar, Skye McAlpine, £ 26

¿Para qué es mejor? Especialidades venecianas

La escritora y cocinera casera Skye McAlpine explora la cultura y la cocina de Venecia en este evocador libro. Skye explica cómo Venecia llegó a ser su hogar y cómo creó sus recetas; no se puede afirmar que los platos sean auténticos, solo un relato veraz de su propia cocina. Se divide en desayunos dulces, verduras, almuerzos, aperitivos, pescado, carnes y postres, que cubren todo, desde pasteles pegajosos hasta simples risottos. Hay tomas de estilo de vida intercaladas a lo largo, y una práctica lista de elementos esenciales del armario de la tienda al final.

Receta destacada: Linguini con espárragos y prosecco.

Cuando fue publicado: Marzo de 2018

Nigellissima: inspiración italiana instantánea, Nigella Lawson, £ 14.99

¿Para qué es mejor? Recetas italianas rápidas e inteligentes (ish)

Este es el libro que acompañó a la serie de televisión de 2012 de Nigella Lawson y sigue siendo uno de sus bestsellers. Las recetas de Nigella están arraigadas en la tradición, pero la mayoría no son estrictamente italianas (un hecho que Nigella admite felizmente en el prólogo). En lugar de, Nigellissima es una colección de platos de estilo italiano, que deliberadamente toman en cuenta el tiempo y la sencillez. Un macarrón tradicional a base de roux, por ejemplo, se convierte en mini macarrones con queso: el gruyère se mezcla con maicena para espesar rápidamente una salsa de vermut, mascarpone y aceite de trufa.

No es solo pasta. También hay carne (para deleitar a la multitud, como filetes de cordero con anchoas y tomillo, y lomo de cerdo con jamón de Parma y orégano), bandejas rápidas (salchichas italianas y muslos de pollo), pescado y guarniciones rápidas: use ñoquis, mascarpone, pan rallado comprados en la tienda. y un poco de nuez moscada para gratinar los ñoquis de Nigella. Además, hay una sección dedicada enteramente a la Navidad, que incluye pavo relleno con salchichas italianas y arándanos rojos empapados en marsala, helado de castaña sin batir, salami de chocolate y un pastel de Navidad estilo panettone.

La información sobre si una receta se puede preparar con anticipación o congelar se encuentra en la parte posterior, hay hermosas tomas de cada plato y la mayoría de las recetas requieren ingredientes fáciles de encontrar. Es un elemento básico confiable y el tipo de libro de cocina al que a menudo recurrirás para inspirarte a mitad de semana.

Receta destacada: Tiene que ser la tarta de chocolate con aceite de oliva. Accidentalmente libre de lácteos y trigo, el aceite y las almendras molidas crean la textura más suntuosa y deliciosa. Cómelo como lo hace Nigella, con frambuesas y una cucharada de mascarpone.

Cuando fue publicado: septiembre 2012

Hecho en Sicilia, Giorgio Locatelli, £ 21

¿Para qué es mejor? Recetas estrictamente sicilianas

Giorgio Locatelli es un hombre obsesionado con Sicilia: su exuberante vegetación, sus naranjos y limoneros, sus viñedos y la sencillez de su cocina. Made in Sicily, el libro de seguimiento del Made in Italy de Giorgio, comienza explorando los ingredientes, la historia y la gente de la isla, y lo hace con tanta pasión que a menudo parece una guía. Las recetas son regionales y siempre auténticas: hacer insalata di rinforzo (una ensalada isleña que celebra la coliflor), todo tipo de arancini, pasta con anchoas y el más famoso de los postres sicilianos, la cassata.

Los ingredientes utilizados son siempre sicilianos, así que espere muchas berenjenas, alcaparras, aceitunas, frijoles, alcachofas y anchoas. Es más pesado en pasta, verduras y pescado (según la dieta de un siciliano), y no tiene mucho espacio para la carne. Las sugerencias de Giorgio son a menudo simples: ajo y perejil, finamente picados para mezclar los dos sabores, se pueden usar para cubrir casi cualquier cosa, y una de sus mejores salsas para pasta es un sencillo pesto de pistacho. También hay sugerencias de temporada, como una caponata navideña hecha de almendras, apio, alcaparras, pasas y semillas de granada.

Receta destacada: Truck Driver's Pasta es imposible de resistir, con un nombre como ese. En realidad, es un plato fresco y elegante, elaborado solo con albahaca, menta, espaguetis, pecorino y tomates. La clave, como ocurre con la mayoría de la comida italiana, son los ingredientes y el tiempo de gran calidad: esos tomates deben marinarse durante al menos una hora para obtener el sabor adecuado.


Los mejores libros de cocina italianos de 2019

Esta historia fue escrita en colaboración con Forbes encuentra . Forbes Finds cubre productos y experiencias que creemos que te encantarán. Los productos destacados se seleccionan y vinculan de forma independiente para su conveniencia. Si compra algo usando un enlace en esta página, Forbes puede recibir una pequeña parte de esa venta.

Tomates frescos con albahaca y mozzarella

Estados Unidos ha tenido durante mucho tiempo una obsesión nacional por la comida italiana. Desde pizzas al horno de leña y pastas relucientes hasta gelato pastel y nubes de tiramisú ligero como una pluma, la cocina italiana siempre agrada al público. Con ingredientes de calidad y una lectura ligera, también es relativamente fácil preparar algo de comida italiana en su propia cocina.

Ya sea que prefiera las salsas blancas clásicas del norte de Italia o las salsas rojas rústicas del sur, así como los vibrantes giros modernos de ambas, aquí están los libros de cocina italianos más nuevos y emocionantes del año.

Piatti: platos y bandejas para compartir, inspirados en Italia por Stacy Adimando

Comer en Italia es mucho más que lo que está en el plato, también se trata de toda la experiencia de comer en común. Cualquiera que haya tenido el placer de cenar con italianos le dirá que las comidas son asuntos largos y tranquilos caracterizados por la buena compañía, así como la buena comida y el vino. Saveur Stacy Adimando de la revista explora este espíritu festivo con 75 recetas de antipasti para untar para compartir.


7 grandes libros de cocina italianos esenciales para su colección

Visitar Italia y tener la oportunidad de comer comida casera compartiéndola con los lugareños es definitivamente la mejor manera de conocer la cocina italiana. Pero si estar en el lugar no es una opción, aquí tienes una algunos de nuestros libros de cocina favoritos para descubrir diferentes tradiciones culinarias regionales. Esta colección de nuestros siete favoritos no solo inspira, sino que también ofrece una mirada interesante a cada uno de los escritores. ojos en Italia. Está previsto que uno se publique en junio del próximo año, por lo que recomendamos encarecidamente consultar sobre un pedido por adelantado. Intente cocinar al estilo italiano con la ayuda de expertos locales y llene su casa de sabores italianos. ¡Justo a tiempo para la estación de fiestas!

De Kristina Gil Cata de Roma Sabores frescos y recetas olvidadas de una ciudad antigua

Katie Parla, graduada de Yale, con un certificado de sumiller y una maestría en cultura gastronómica italiana de la Universidad Tor Vergata de Roma, se mudó a Roma en 2003. Desde entonces, ha estado investigando la escena gastronómica de la Ciudad Eterna, desde auténticas trattorias hasta innovadoras comidas callejeras, fontanería. Cultura romana de alimentos y bebidas para The New York Times, The Guardian y más. En 2016, junto con Kristina Gill, fotógrafa de viajes y gastronomía que vive en Roma desde 1999, resumió sus experiencias en este hermoso libro dedicado a su ciudad adoptiva., con prólogo de Mario Batali.

Recetas de abundantes platos tradicionales como Ñoquis o castagnole (pequeñas bolas de masa dulce frita que se suelen hacer y comer poco antes de la Cuaresma) y tradiciones centenarias como la cocina romana-judía y quinto cuarto (preparaciones de despojos) acompañan a cuentos breves sobre sus orígenes o la historia de los ingredientes, vinculando el libro de cocina con memorias de viajes y llevando al lector a un recorrido de descubrimiento de la cocina romana.

Publicado por Clarkson Potter, consiga el libro aquí.

Foto del libro de cocina Tasting Rome de la fotógrafa Kristina Gill

De Rachel Roddy Mi cocina en Roma: recetas y notas sobre la cocina italiana

Los fregaderos de la cocina de Rachel Roddy, el romano de su casa en Testaccio, y luego el siciliano de la casa de la familia de su esposo en Gela, se han convertido en una característica popular para los lectores de su blog gastronómico RachelEats y sus seguidores de Instagram. Hogareños, íntimos y sin rastro de pretensiones culinarias, los fregaderos aparecen llenos de verduras frescas u otros ingredientes listos para lavar y enjuagar, junto con tablas de cortar, simplemente poner mesas y puestos del mercado, siendo un preludio de la tradicional y genuina casa romana o doméstica. Recetas italianas. Actriz, escritora y cocinera, Rachel visitó Roma por primera vez en 2005 como una parada en su viaje por Italia. Sin embargo, finalmente se enamoró del barrio de Testaccio, donde el quinto cuarto nació la tradición y comenzó su descubrimiento de la auténtica cocina romana. Sus "cuentos del fregadero de la cocina" se convirtieron en una columna semanal en El guardián y eventualmente un libro, Five Quarters: Recetas y notas de una cocina en Roma, ganador del premio al primer libro 2015 del Guild of Food Writers y del premio André Simon Food Book 2015.

Con un conjunto completo de recetas probadas en casa (desde antipasti para dolci, que incluye platos de pasta diarios, sopas de frijoles y recetas típicas de verduras) el libro es una especie de fascinante historia culinaria sobre la madurez, que combina el amor de Rachel por la comida italiana con recuerdos nostálgicos de su juventud británica. La edición estadounidense del libro, publicada en 2016, tiene el título Mi cocina en Roma: recetas y notas sobre la cocina italiana. Rachel está trabajando actualmente en su segundo libro de cocina, Dos cocinas (con recetas e historias de Roma y Sicilia) que se publicará en junio de 2017.

Publicado por Grand Central Life & amp Style, obtenga el libro aquí.

Patrizia Cantini El libro de cocina italiano de Patrizia: 100 recetas de la Toscana y Emilia Romagna

En opinión de Patrizia Cantini, la pasta fresca es el verdadero secreto de la felicidad en la familia y su elaboración es un acto de pura creatividad. Es por eso que hay mucha pasta fresca en su libro electrónico recientemente publicado, que recopila 100 recetas en su mayoría provenientes de las dos regiones con fuertes tradiciones culinarias de donde proviene su familia: Toscana y Emilia Romagna. Periodista gastronómica y enológica, que también imparte clases de cocina en su casa del centro de Florencia, Patrizia aprendió a hacer tallarines, lasaña y tortellini - que ella personalmente considera el mejor plato tradicional italiano - de su madre nacida en Emilia, Mirella, cuando era una adolescente y nunca se detuvo. Sin embargo, el libro también cuenta varios platos de carne y pescado, como el peposo estofado de ternera o los salmonetes livornese - en su mayoría provenientes de la familia toscana del padre de Patrizia, Giorgio - así como recetas para vegetarianos y niños y algunos postres italianos clásicos como Tiramisu y Panna cotta. Las recetas, todas probadas repetidamente en las clases de Patrizia y en las comidas familiares, se basan en ingredientes que se encuentran fácilmente en los mercados de todo el mundo.

La pasta es, por supuesto, el símbolo de la cocina italiana y está mayoritariamente ligada a platos tradicionales, desde recetas rápidas y diarias hasta recetas más elaboradas y que exigen mucho tiempo como trapoù o timballi. For a long time, Italian chefs have avoided using dry pasta such as spaghetti or rigatoni on their menus, considering it more as a domestic ingredient than one for creative cooking. This also due to the fear of the Italian client’s wrath, since the al dente level changes from person to person and it’s very hard to outdo the homemade mamma’s pasta. Yet, in recent years things are changing and Italian chefs have started experiment with dry pasta. Food writer Eleonora Cozzella, working for L’Espresso Food&Wine y L’Espresso restaurant guide, witnessed this first hand, having hosted the pasta day at the Identità Golose culinary congress since it first edition in 2009. In this beautiful book, she has collected 40 among the most intriguing and risky recipes proposed by the participating chefs, from Andrea Aprea to Marianna Vitale and pastry chef Gianluca Fusto. Many of them are pure provocations, defying well-established taboos and proposing intentionally overcooked – or rather, long cooked – pasta or sweet versions of it. Not easy to make at home, the recipes are more intended as a source of inspiration and reflection about the product itself. Yet, the book goes further, with a very interesting introduction: from odd anecdotes to local habits, from the origin of the different pasta shapes to the right matching with sauces, Cozzella goes deep into researching the historical and cultural background of Italy’s most beloved ingredient.

Half Japanese, half Australian, Emiko Davies lived in China and US before settling in Tuscany, marrying a local sommelier and choosing Italy as her new country. She then started exploring local food and catching the differences between different regional cuisines. She mainly dedicates her time to the rich and fascinating Tuscan cuisine, and often finds a source of inspiration in Pellegrino Artusi’s cookbook dating back to 1891, the first consistent attempt to ratify and catalogue the huge heritage of Italian cuisine. Emiko has been sharing anecdotes, techniques and history behind regional recipes on her blog for over 8 years, besides contributing to Food52.com and to the Italian newspaper Corriere della Sera. Now has finally collected many of these and new ones in her first cookbook, Florentine: The True Cuisine of Florence, mixing authentic traditional recipes such as schiacciata all’uva (grape focaccia) or gnudi (spinach and ricotta dumplings) with evocative glimpses of Tuscan life and beautiful pictures the black & white photos of places and locations have been taken by herself while the recipe photographs were styled by Deb Kaloper and taken by Lauren Bamford. Emiko Davies is currently working on her second cookbook, Acquacotta, which will be out 1 March 2017.

Published by Hardie Grant

Photo by Lauren Bamford

Grown up in the Venetian countryside, often switching from her toys to cherry-picking or tomato canning, when Valeria Necchio moved to Padua to study she had to commit herself to preparing her own meals. Since then, she quickly turned into an “obsessed gastronome” and enrolled in a Masters program at the University of Gastronomic Science at Pollenzo. There she met her future husband, and the two moved to London soon after without changing their food lifestyle: local and seasonal food and Italian-inspired dishes, especially from Veneto and the Mediterranean. Since the first attempts as a University student to the London-based culinary experiments, she shared her recipes and stories on the blog Life Love Food, documenting them with beautiful pictures. She has now collected a number of Venetian inspired recipes in her first cookbook, Veneto: Recipes from an Italian Country Kitchen, to be released in June 2017. 100 recipes ranging from traditional to reinvented, including sarde in saor (marinated sardines), lasagne al radicchio e salsiccia (radicchio and sausage lasagna), baccalà alla veneta (stockfish stew) and gnocchi di zucca al Burro e noci (pumpkin gnocchi with butter & walnuts), are introduced by stories, anecdotes and insights about Veneto region and its food, in a personal, memoir-style perspective.

Everybody knows pizza, but does everybody knows that Neapolitan pizza is considered the forerunner of the world’s most loved food? Thin and soft, with an airy and well-grown cornicione (crust edge) so to fold it and eat it with your hands, Pizza Napoletana is an art handed down from one generation to another by local pizzaiolos, whose mastery has now been proposed to enlist in the global cultural Unesco Heritage.

The AVPN Association is committed to spread not just procedures, but also the culture, wisdom and tradition behind this antique profession, safeguarding the authentic tradition of Neapolitan pizza worldwide. At this purpose it also comes the publishing of this beautiful book, featuring 65 delicious recipes from the masters of the Association, with over 300 evocative photos by Vittorio Scioscia. Recipes are flanked by 50 short stories related to pizza and its indissoluble relationship with the city of Naples, where it is both a daily meal and an iconic item part of the local culture and lifestyle.

In other news, we at ITALY Magazine have this free eBook with 12 top Christmas recipes available to you by subscriving to our newsletter.


I Love New York: Ingredients and Recipes by Daniel Humm and Will Guidara

For whatever reason, this second cookbook by the team behind New York's four-star restaurant Eleven Madison Park seemed to fly under-the-radar and never gained the critical acclaim that their eponymous first book did. Another difference between the books? You can actually cook from this one. I Love New York is organized by ingredient, with at least two NYC-inspired recipes devoted to each—one more inaccessible fine-dining one, and one that's within the reach of any ambitious home cook. Bonus: Having trouble with any of the recipes found in the book? The restaurant has an email account set up to field them.

Recipes to Try: Beer-Battered Apples (page 66), Celery Root Risotto (116), Chamomile Vinegar (127), Sour Cherry Crumble (135), Milk and Honey (269), Lamb Rack with Cucumber Yogurt (277), Sheep's Milk Yogurt with Granola (426)


Right Now, We All Need a Little More Marcella

Italian cookbook legend Marcella Hazan preached for years about the need for radical simplicity in cooking. These days, we're all listening.

I&aposm camping out with my family at my father&aposs house for the pandemic, which means more space, sure, but none of my cookbooks. This may seem like an insignificant thing to gripe about right now, but since I&aposm also cooking more than I ever have in my life—three meals a day plus snacks for a toddler—I&aposve never needed my cookbooks more. Not just for recipe ideas, but for a certain kind of companionship: The trusted voice of a person who has spent a lifetime in the kitchen, paring down recipes to their essentials and guiding me with a firm, even mildly dictatorial hand. A voice of confidence and certainty and clarity, all things that are lacking in my life right now.

In other words, I really, really miss my Marcella Hazan.

Marcella&aposs lifetime output of published recipes is legendary. And while these recipes range from the surprisingly minimalist to the ambitious and uncompromising (carta de musica, anyone?), it&aposs the simple ones that I keep returning to. From a tomato, onion, and butter sauce that breaks all sauce-making rules to her super-simple roast chicken, Marcella had an unsung knack for defying convention to get at the heart of flavor, so her easiest recipes taste no more and no less delicious than any of her most complicated ones. (NB: That means they are very, very delicious.) The three recipes that follow are the ones I&aposve been turning to again and again, but her books have countless more recipes that are equally rock-solid and stripped down.

The Utterly Effortless Tomato Sauce

Marcella&aposs famous Tomato Sauce with Butter and Onion has an unassuming recipe title that conceals its radical essence. One of the very first things everyone learns about making tomato sauce is that you start by sauteing chopped onion or garlic, usually in olive oil. Here, there&aposs no chopping, no sauteing—there isn&apost even any olive oil. You simply combine a can of tomatoes, a halved peeled onion, a couple pats of butter, and a bit of salt and pepper in a pot and set it to simmer for 45 minutes, until, as Marcella likes to say, "the oil floats free of the sauce." The liberation that comes from knowing that you can chuck a few ingredients in a pot and attend to the rest of your life without having to mess with it can be just as soothing as mindless stirring. Marcella&aposs sauce has saved my sanity at more dinnertimes than I can count, and feels even more necessary now that sanity is in short supply.

You can toss this sauce with pasta and shower it with parm (or another hard grating cheese) and call it a day, or use it as a building block for stuffed shells (remember stuffed shells?) and chicken parm, or as a topping for a frittata, or thinned out to enjoy as soup. Everyone knows how versatile tomato sauce is once you have some on hand—make a double batch and stash half in the freezer and you will most definitely use it.

The Roast Chicken That Never Lets You Down

Her take on Roast Chicken with Lemons is iconic. No need for pre-salting or brining. No marinades or rubs. No elaborate shopping lists or rummaging through the pantry. Just the magical alchemy that happens when heat hits a salted, lemon-stuffed chicken.

As Marcella herself put it in the headnote to the recipe:

"If this were a still life its title could be &aposChicken with Two Lemons.&apos That is all that there is in it. No fat to cook with, no basting to do, no stuffing to prepare, no condiments except for salt and pepper. After you put the chicken in the oven you turn it just once. The bird, with its two lemons, and the oven do all the rest."

Plenty of people have stuck a lemon into a chicken, thrown it in the oven, and eaten a perfectly serviceable roast chicken about an hour later. But though Marcella&aposs recipe is simple, it&aposs not simplistic. There are a few grace notes that transform this chicken into one of the juiciest, most lemony roast chickens you&aposll ever have the luck to taste.

First, instead of halving the lemons as most people do, you torment them by stabbing them with a skewer, over and over, before placing them in the cavity. What you risk in an unnecessary trip to the hospital, you gain in abundant lemony goodness that permeates the bird. Next, the trussing. I&aposm generally not one to truss, since it&aposs so fussy and can interfere with browning. But Marcella&aposs decidedly non-French take on trussing—just securing the cavity of the bird closed with toothpicks and tying the drumsticks together not-t00-tightly—helps turn the chicken into an oblong orb of juiciness while the bird still browns nicely.

And finally, she starts the bird roasting breast-side down, then flips it (I like to use a couple of wadded-up paper towels for this task) after the first 30 minutes to roast breast-side up  for another 30, and then raises the temperature to 400F for the final 20 minutes or so of cooking. Just a couple small details that take the guesswork out of a weeknight dinner staple.

A Meat Sauce to Stockpile in Mass Quantities

If you look up recipes for Sunday Sauce, the list of ingredients quickly becomes overwhelming: braciole, sausages, ground beef for meatballs. Marcella&aposs Bolognese, however, is project cooking for Our Times. No triumvirate of ground veal, pork, and beef necessary𠅊ll you need is beef, plus canned tomatoes, your typical aromatics (onion, celery, carrots), white wine (I use vermouth), milk, and a combo of butter and olive oil as your cooking fats. After the initial sauteing of vegetables, you brown the meat, simmer it with milk, add a bit of wine and simmer more, then add tomatoes and set the timer. And then the party starts. For three glorious hours, your home becomes progressively homier as the scent of homemade meat sauce builds. Getting up to stir the pot every once in awhile almost feels like tending to a pet (strange, but true).

And you&aposll eventually have a pot of Bolognese with unlimited possibilities. I&aposve turned it into shepherd&aposs pie filling, topped it with macaroni and cheese, tossed it with cooked lasagna noodles and dollops of ricotta. I&aposve made double and triple batches to stash in the freezer, where it lasts for months, a godsend on nights when you&aposre faint from hunger and too tired to turn on the stove. Like most of Marcella&aposs recipes, it&aposs a rendition without a single extra ingredient, delivering comfort without demanding too much effort in return. Whether Marcella&aposs style was driven by kindness towards fellow home cooks or a dislike of unnecessary embellishment doesn&apost much matter. What matters is, she&aposs here for me𠅊nd for all of us.


2. Giada at Home (2010)

After Giada had her daughter, Jade, there was a distinct shift in her recipes. Both Giada at Home y Weeknights with Giada were number-one New York Times bestsellers, and beautiful cookbooks, beloved by fans. They broke out of the Italian classics, and brought it home to California, letting Giada open up about how she cooks for her family as a busy working mom. They definitely feel more personal, including photos with her then-husband and Jade. If you want quick and easy dinners, go for Weeknights, which sold nearly 100,000 copies the year it was released. But for my money, I really love Hogar, which is her top-rated title on Goodreads, so maybe readers agree. She blends family traditions with fresh twists, and with chapters on apps, sides, sweets, and brunch, you can use it anytime you’re bringing family and friends together.

The best recipes: The pea pesto crostini and artichoke and bean bruschetta are tempting bites, while the melon and grilled asparagus salad refreshes a favorite veggie. But readers can’t stop scarfing the espresso caramel bars.


8 Of The Best Italian Cookbooks (PHOTOS)

Just so you know, I'm a Swede. Warner Brothers brought my mother to America when I was three and she was an actress all of her life. She never cooked. She ate cottage cheese and blueberries. My nanny baked. Thank goodness for that. Until I was eighteen, Italian food was defined by the local pizza place. I came late to great Italian food but, like many things with me, once I get there, I am there with a vengeance.

My first boyfriend had a home in Sagaponack and, as a result, I was lucky to spend many weekends in Amagansett with the Nivolas -- Tino was a sculptor from Sicily and Ruth was from Naples. I spent hours chopping in her kitchen. I was in love with their family. I wanted it to be my own. their painted floors, their long dinners and hours of conversation over deeply simmered foods, which filled the house with smells all day. their garden.

And, then, I fell in love with Pierangelo Bottinelli from Lugano, in the Italian part of Switzerland and his mother made me vitello tonnato when I first visited. I was firmly seduced. It was clear that Italian food was no longer defined by spaghetti and tomato sauce.

Full disclosure: as the publisher of Welcome Books, I had to choose a few of my own.


Ver el vídeo: The Best Italian Songs!! 720p 30fps H264 192kbit AAC (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Moogusar

    Encuentro que no tienes razón. Estoy seguro. Discutiremos.

  2. Tihalt

    ¡El portal es simplemente genial, lo recomiendo a mis amigos!

  3. Adalwen

    ¡Este asunto fuera de tus manos!

  4. Arie

    Wacker me parece que es la frase excelente

  5. Delbert

    Es bueno saber lo que una persona inteligente piensa sobre esto. Gracias por el artículo.

  6. Sebak

    ¡Las acciones no siempre traen felicidad! Pero no hay felicidad sin acción =)



Escribe un mensaje